30
Ven, Juil

Typography

En respuesta a la línea de acción No. 3 del Proyecto Unitario de Familia Paulina Mexicana, 2016-2019, del 16 al 18 de marzo de 2017, con la colaboración del Centro de Espiritualidad Paulina y el Equipo de Animación de la Familia Paulina Mexicana, se llevó a cabo el I Encuentro de Superiores y Delegados de Comunidad. Entre miembros de los Gobiernos Provinciales y Superiores locales de las cuatro Congregaciones presentes en la Provincia Mexicana: Sociedad de San Pablo, Hijas de San Pablo, Pías Discípulas del Divino Maestro y Hermanas de Jesús Buen Pastor, participaron más de 35 Paulinos y Paulinas.

El Primer día, en la escuela de Jesús Verdad, el P. Fernando Falcó, msps, motivó a los participantes con el taller Liderazgo de Autoridad en la Vida Consagrada. El expositor, con dinámicas y ponencias presentó las realidades que se viven en la Vida Religiosa y el rol que juegan los Superiores como primeros responsables y animadores de la Comunidad. Ofreció un espacio para que los coordinadores de comunidad (Superiores) reflexionaran las prácticas que viven al acompañar, animar la hermandad y facilitar la misión de su comunidad local. También ofreció herramientas que les permitan cualificar la interacción con sus hermanos de comunidad. No fue un taller de teología o espiritualidad de la autoridad-obediencia, sino la experiencia reflexionada, como un punto de partida para elaborar una teología y derivar la espiritualidad del servicio de autoridad.

El segundo día, en la escuela de Jesús Vida, el P. Gabriel Andrés Rendón Medina, ssp, con el tema Así pretendo pertenecer… padre, guía y hermano, expuso el pensamiento y rol del Beato Alberione en su experiencia de Fundador de la Familia Paulina. Como preámbulo, explicó las memorias filiales del Beato Timoteo Giaccardo, quien siempre vio a su querido Padre como el guía en la misión paulina. Entrelazando dichas memorias, hizo ver cómo Don Alberione no sólo fue un padre, sino un hombre que, siendo instrumento de Dios, supo transmitir la misericordia Divina, con tinte de ternura. Él, siempre fue un verdadero padre, a pesar de que su deseo fue que vieramos a San Pablo como nuestro padre, y que, en el proceso de Cristificación, por medio de la filiación en el Hijo, el hombre está llamado experimentar la paternidad divina. Recordó a la Asamblea que el Fundador, a pesar de sus “miserias”, fue consciente de la misión que el Señor le había encomendado: indicar y guiar por el camino que conduce a la unidad de la Familia Paulina: Padre, que todos sean uno. Y finalmente, cómo cumple la promesa: así pretendo pertenecer a esta a esta admirable Familia Paulina: como servidor… la jornada de este día se concluyó, desde una perspectiva de servicio, con la reflexión de las estaciones del Viacrucis. Así, al final se vivió el Viacrucis de Familia Paulina.

El último día, en la escuela de Jesús Camino, el P. Juan Manuel Galaviz, ssp, quien con su tenacidad y su experiencia, ayudó a los participantes a trabajar en equipos para lograr una síntesis de los días anteriores, en vistas de evaluar el camino recorrido hasta la fecha del Proyecto Unitario de Familia Paulina Mexicana. Presentó cómo la comunidad es el espacio típico para vivir el rol de los Superiores; hizo reflexionar la necesidad de tener proyectos con visiones integrales: histórica, carismática y pedagógica. 

En un ambiente de familia, encuentro, estudio, reflexión y convivencia, se concluyó el I Encuentro de Superiores. La Eucaristía conclusiva se vivió en la unidad de Familia, con la presencia de los Superiores participantes y de otros miembros de la Familia Paulina de la zona. Después de una cena comunitaria, todos regresaron a sus misiones no sólo con la experiencia vivida, sino también con el firme propósito de ser portavoces de las abundantes gracias recibidas y continuar en este camino hasta ser uno, como lo es Cristo con el Padre.

Où sommes-nous